miércoles, 15 de noviembre de 2017

Bromas brutales y cultura del aguante: el machismo en los yacimientos petroleros



Bromas brutales y cultura del aguante: el machismo en los yacimientos petroleros
ARGENTINA.
El antropólogo Hernán Palermo investigó las “jodas de bautismo” en los yacimientos, a menudo de tono sexual.

Formados para ser “machos que se la bancan” en el pozo, se sienten luego desorientados en sus familias. Así están muchos trabajadores petroleros, cuyos elevados salarios a veces hacen olvidar las duras condiciones laborales. Que incluyen prácticas, sentidos y valores con un culto al “aguante” y ritos de iniciación: “bromas” que son pruebas de hombría y fortaleza, con un fuerte tono sexual.

Esta construcción de masculinidad a menudo es estimulada por las empresas, ya que resulta funcional a la producción, pero al mismo tiempo deshumaniza el trabajo y afecta la vida social de los petroleros.

Así lo afirma el antropólogo Hernán Palermo, investigador del Centro de Estudios e Investigaciones Laborales (CEIL- Conicet) en su trabajo “La producción de la masculinidad en el trabajo petrolero” (ed. Biblos, 2017). Palermo trabaja sobre este mundo desde 2002, cuando pensaba su tesis y lo cautivó la lucha de los trabajadores de YPF en los ‘90. De allí salió su libro “Cadenas de Oro Negro: esplendor y ocaso de YPF”.

Durante el trabajo de campo, en Chubut, “me llamó la atención relatos sobre jodas, a veces violentas, en el cerro (Dragón), con cierta connotación sexual” señala. Investigando, “descubrí que en las evaluaciones de desempeño y trayectorias laborales para ascender a un operario de boca de pozo, enganchador o maquinista no sólo tomaban en cuenta saberes técnico-profesionales sino también otras actitudes, asociadas a cierto ejercicio de la masculinidad: el aguante, la dureza, la tolerancia a los golpes y heridas. Las compañías dividen entre “accidentes” e “incidentes”: el accidente paraliza la producción, pero si ésta puede continuar es un incidente. Muchas veces el accidente es encubierto por esa masculinidad del aguante. De allí que pensé que la perspectiva de género era útil para entender el tema” señala.

Un dramático hecho ocurrido en 2008 le encendió alarmas. En una de estas “jodas” pesadas, “se produjo una violación, seguida del suicidio, de un joven operario en un yacimiento. Eso tuvo mucho impacto en Chubut” dijo.

P- ¿Ese tipo de “bautismos” es común en los pozos?

R- Quizás no tan extremos como el caso que te mencioné, pero las prácticas con cierta violencia y connotaciones sexuales sí: está eso de “hacerse chiflar”, golpearse órganos sexuales, etc. que no es privativo del mundo del petróleo: se ve en secundarios de varones, escuelas técnicas, liceos militares, etc.. Es una idea de virilidad asociada a la resistencia, la violencia. A la competencia constante con otros varones en relación a la fuerza...

P- Planteás que eso beneficia y es fomentado por las empresas...

R- Es que les sirve. Está claro que todos los hombres estamos socializados de una manera patriarcal que subordina lo femenino, pero en el ambiente petrolero esto se potencia por las políticas empresarias. Lo maximizan, lo evalúan y lo fomentan, porque rinde en términos de productividad. Por ejemplo, si hay inclemencia climática se debería parar el trabajo, pero a la empresa no le conviene. Entonces funciona el “hay que bancársela” como macho. Si uno entra como joven petrolero y no se “aggiorna” a ese ambiente la pasa mal. Allí entran estos rituales de iniciación o de pasaje, donde de un joven “blando” se construye un petrolero maduro ideal que es “duro”, se la “banca”.

P- ¿Y cómo repercute eso sobre las familias?

R- Existe un prejuicio del petrolero que llega a su casa, grita, golpea a la mujer, a los hijos y quiere que lo atiendan. En mi estudio yo encontré algo muy distinto: llegan después de largas jornadas de trabajo a hogares dinamizados por los sentidos y significantes femeninos, muy distintos al de los pozos, donde son eminentemente masculinos. Una frase recurrente fue el sentirse “sapo de otro pozo” o “ir a contramano” de la familia. El hombre llega a su casa y encuentra sufrimiento, porque hay una vida cotidiana que les ajena y lo que sucede muchas veces se van de su casa intentado reconstruir el clima del pozo afuera, con sus mismos compañeros del petróleo. Un ejemplo: muchos trabajan con equipos que emiten ruidos similares a la turbina de un avión, tienen problemas auditivos y escuchan la tele a todo volumen. Y los hijos le dicen: “Pá, bajá la tele, venís acá y querés controlar todo”. Por eso hablo de una masculinidad que en el hogar es infantilizada, se sienten “niños” en casa: los retan, temen no ser tenidos en cuenta, se sienten desfasados y terminan yéndose. Yo hallé mucho dolor.

P- ¿El estereotipo de resistencia y aguante tiene consecuencias en el físico?

R- Basta con mirar las manos de un petrolero retirado o con años de oficio y te dicen todo: falanges que faltan, dedos torcidos, cicatrices profundas. Muchas veces tienen más de una hora de viaje de ida y otro de vuelta entre turnos de 12 horas, con lo cual en realidad son 14 ó 16 . También desgasta socialmente, porque su ritmo de vida va a contramano de las relaciones por fuera del mundo del trabajo del petróleo.

P- Vos hablás de una “épica del servicio a la patria” en la YPF estatal. ¿Cómo cambia esto?

R- Había una “masculinidad heroica” que relacionaba el trabajo en el pozo con la grandeza de la Nación, herencia de Mosconi. Acá en Comodoro, kilómetro 3 , está el monumento a los caídos en el trabajo petrolero, que más que hablarle a los muertos interpela a los vivos. El trabajo en YPF enaltecía y la muerte allí en las tareas te incluía en un proceso heroico. Y estaba el contraste dicotómico: hombres heroicos versus mujeres dulces y suaves: las “reinas y princesas del petróleo” en el espacio público, lo sensible. Cuando se privatiza YPF eso se pierde, pero queda la épica del aguante.

P- ¿Qué conclusiones estableciste de estas masculinidades en el trabajo?

R- Primero, habría que revisar las jornadas laborales. Hasta los 90, los turnos eran de 8 horas, e incluso antes de la última dictadura hubo turnos de seis , en actividades insalubres. Esto cambia con Estenssoro, en los 90, a jornadas de 12. Son muy extensas y no dejan recuperar al trabajador. En segundo lugar, habría que pensar en políticas estatales más activas para abordar cómo se construye el perfil laboral del petrolero. Hay experiencias interesantes: en España hay mujeres operarias y una política en estos temas. Cuando se nacionaliza YPF en 2 012 hubo intentos de pensar estas cuestiones sociales en Añelo, por el boom de Vaca Muerta y en Cerro Dragón, en Chubut. Pero se dejaron tras el cambio de gobierno.

P-¿Qué opinión tiene sobre convenios como la adenda de no convencionales de Vaca Muerta?

R- Van en sentido contrario. Se maximiza este estereotipo de masculinidad porque cada vez hay que resistir peores condiciones. Siempre digo: mientras más se produce este ejercicio de masculinidad más vulnerable es el trabajador frente a sus condiciones de trabajo. El convenio de Vaca Muerta flexibiliza protecciones y pone condiciones aún más duras al trabajador.


El modelo criollo para operar

Por Federico Aringoli. La adenda laboral para Vaca Muerta se gestó en el ojo de la crisis internacional de precios, iniciada a mediados de 2014. Desde entonces la palabra clave fue “productividad”. Las operadoras alertaron que la ecuación entre los costos laborales y los resultados no resistiría, en el esquema de los no convencionales, otro período de vacas flacas.

Un analista reconoció que existe un modelo de operar en Argentina y que esto lo saben las compañías. Si bien nunca se buscó imitar otros modos, como por ejemplo el norteamericano, sí se pusieron expectativas en eliminar tiempos muertos: “Se buscó una operación más eficiente”.

El titular de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra, se anticipó a lo que vendría y reclamó a los trabajadores “mayor compromiso”. En una recordada asamblea realizada en la plaza central de Añelo, ante unos 5.000 operarios, retó a los “faltadores”: “Hay un reclamo permanente por un alto grado de ausentismo. ¿Qué está pasando? ¿Queremos psicológicos? ¿Es una escuela esto que queremos certificados psicológicos?”.

La adenda laboral para Vaca Muerta, firmada en enero de este año, significó una poda salarial para los trabajadores y un esquema de entendimientos para las operadoras. Pero hay puntos que endurecieron las condiciones laborales: no hay límites para las horas extras, el diagrama de trabajo pasó de 1 por 1 (un día de trabajo por uno de descanso) a 2 por 1, se eliminó el pago de las “horas taxi” (traslado y descanso), se propuso reducir algunas dotaciones, se permitió el montaje nocturno y se elevó la tolerancia para operar con viento.

Cuando el esquema (exclusivo para los no convencionales) se aprobó, los operarios del sector convencional lo sintieron como un acto de justicia. Entendieron que se igualaban las condiciones de una vez, ya que al fin y al cabo todos se exponen las mismas inclemencias y los mismos riesgos.


Hernán Palermo, licenciado y doctor en Antropología


Un estudioso del mundo del trabajo
Hernán Palermo es Doctor en Antropología Social por la Universidad de Buenos Aires y docente en esa universidad.
Es investigador del Conicet en el Centro de Estudios e Investigaciones Laborales (CEIL).
Integra el Grupo de Antropología del Trabajo (GAT) conformado por especialistas de distintas universidades nacionales que estudian la problemática del trabajo.
“Yo hablo de una masculinidad que en el hogar es infantilizada, se sienten ‘niños’ en su casa: temen no ser tenidos en cuenta, se sienten desfasados y a menudo se van”.
“Si hay inclemencia climática se debería parar el trabajo, pero a la empresa no le conviene. Allí funciona el ‘hay que bancársela como un macho’ (petrolero)”.
Hernán Palermo, antropólogo

Extractos del libro: las jodas
Entrevistado: ¡Antes hacíamos bromas en serio! Nada que ver con las de ahora.
Entrevistador: ¿Por ejemplo?
Entrevistado: Dejar encastrado el tambor para una transmisión. Al llegar el maquinista, cuando sacaba la palanca ponía la transmisión y, bueno, a uno le fracturaron la mandíbula. Había bromas pesadísimas. O estabas en el piso de enganche aprendiendo y te movían la barra desde abajo. A un tipo le fracturaron la mano así.
(Jefe de equipo, 2012)
Entrevistado: Y cuando entra un pibe nuevo, lo fogueamos un poco.
Entrevistador: ¿En qué sentido hablás de foguear?
Entrevistado: Y, mirá, cuando llegaron los novatos al equipo me los enchufaron a mí en las primeras dos semanas. Los tuve a todos... Lo que pasa que generalmente cuando vos tenés un nuevo, seguro que se te va a golpear. Por eso es mejor golpearlo antes así ya va
sabiendo cómo es [risas].
(Encargado de turno, 2013)
La vez pasada nos mandaron un pibe para operador de boca de pozo. Estaba muy blandito. Le hicimos una joda que por poco se muere. Yo me fui a mi trailer y le dijimos que todos los recién llegados tenían que entregar el culo al jefe de equipo. Cuando viene al trailer a hablar conmigo, yo lo estaba esperando con otro compañero, como haciendo que estábamos en la cama ... y le digo: “Esperá tu turno afuera que ya te va a tocar”. Nos moríamos de risa.
(Jefe de equipo, 2012)
Roca


*

jueves, 19 de octubre de 2017

Recorría el mundo en bici y murió arrollado en Santa Cruz




Recorría el mundo en bici y murió arrollado en Santa Cruz

19/10/2017 | 11:54 | Se trata del chino Chen Guan Ming, de 61 años. En casi 10 años recorrió más de 160 mil kilómetros en un triciclo a pedales. Fue atropellado por un camión en el Puerto San Julián.

El chino que recorría el mundo en bicicleta murió en las últimas horas atropellado por un camión en el sur argentino. 
El siniestro se registró anoche cerca de las 23 en la ruta nacional 3, a unos 40 kilómetros al sur de la localidad de Puerto San Julián. 

Chen Guan Ming, de 61 años, hacía poco menos de 10 años que recorría el mundo y ya llevaba transitado más de 160 mil kilómetros.

Chen Guan Ming llevaba recorrido más de 160 mil km

El sexagenario había decidido emprender su travesía en 2008 cuando llegó a Pekín para presenciar los Juegos Olímpicos. Luego, estuvo en Londres 2012 y Río de Janeiro 2016. 

Según sus publicaciones y allegados, tenía previsto recorrer la Patagonia y seguir viaje rumbo a Perú. También, tenía pensado asistir a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

 

*

sábado, 2 de septiembre de 2017

Borderline (trastorno límite de la personalidad): Definición


Borderline (trastorno límite de la personalidad): Definición

El trastorno límite de la personalidad, trastorno borderlineo TLP es un trastorno de la personalidad en el que los afectados presentan patrones de conducta continuos y en gran medida permanentes caracterizados por reacciones fijas e inadecuadas en diversos contextos personales y sociales.

El diagnóstico de este trastorno resulta problemático ya que no se describen comportamientos aislados como “trastornos”, tal como ocurre en otras enfermedades de la mente (por ejemplo, trastornos del miedo), sino que se valora toda la conducta o el carácter en su conjunto. Asimismo, resulta complicado establecer la línea divisoria entre “defectos” o características destacables de la personalidad y un trastorno psicológico. Por este motivo, sólo debe diagnosticarse TLP en aquellos casos en que las relaciones del afectado se vean tan perjudicadas que su rendimiento laboral o personal esté claramente limitado. En la mayoría de los casos, los pacientes con un trastorno de la personalidad experimentan un sufrimiento considerable.

El trastorno límite de la personalidad se caracteriza por un patrón continuo de inestabilidad en las relaciones sociales, la autoimagen y el estado de ánimo. Este término surgió de la presunción de que este trastorno se hallaba en el límite entre la neurosis y la psicosis, ya que los afectados muestran, además de una estructura de la personalidad disfuncional, determinados síntomas psicóticos, como ideas persecutorias.

En los últimos tiempos ha aumentado la cobertura de este trastorno en los medios de comunicación, probablemente debido al aumento de la atención mediática a temas de abuso físico y sexual, sobre todo en la edad infantil. Estas experiencias tan traumáticas pueden influir y aumentar el riesgo de desarrollar un trastorno a nivel psicológico.

Incidencia

Aproximadamente, el 2% de la población sufre trastorno límite de la personalidad. La inmensa mayoría de los pacientes con TLP en el ámbito clínico son mujeres (hasta el 80% de todos los casos). La franja de edad en la que se registra el mayor número de casos está entre los 15 y los 45 años. Gran parte de los pacientes presentan otros problemas psicológicos como, por ejemplo, depresión o síntomas relacionados con otros trastornos de la personalidad.


*

domingo, 9 de julio de 2017

8 Beneficios Que Brinda El Consumo De Té Blanco


8 Beneficios Que Brinda El Consumo De Té Blanco

El té blanco es una de las bebidas más populares y es reconocido como un antioxidante natural efectivo. También es considerado más efectivo que el té verde, ya que posee más cantidades de polifenoles y es de gran ayuda para incrementar las defensas del organismo, y sirve para neutralizar los radicales libres. Además, el té blanco funciona como protector de la producción de lípidos.

Si deseas obtener los beneficios que brinda este tipo de té, debes consumirlo en infusiones a través de sus hojas o bien en suplementos. Entre estos los beneficios del té blanco se encuentran los siguientes:
Su consumo es ideal para reducir los niveles de colesterol en la sangre, así mismo disminuye la grasa corporal.
Ayuda a estimular la retención de líquidos.
Funciona para mejorar el proceso digestivo.
Incrementa el metabolismo del cuerpo, logrando que puedas quemar grasa con mayor eficacia y rapidez.
Evita que sufras de infecciones y ayuda a luchar contra la fatiga mental y física.
Contiene propiedades anticancerígenas, las cuales son adecuadas para prevenir algún tipo de cáncer.
Es una bebida natural, que no tiene calorías, así que evita que subas de peso.
Su consumo es perfecto para incrementar la energía, la memoria y así tener una mejor concentración.

El té blanco sobresale por ser el más delicado y suave de los tés. Todas sus cualidades también las puedes obtener si lo tomas bien frio, es fácil de elaborar y es perfecto para tomar en tardes calurosas. Es recomendable que tomes por lo menos tres tazas durante el día.

Algunas personas suelen utilizar este té como un tónico, para cerrar los poros de la piel y es muy usado para favorecer el bronceado.
Principales propiedades del té blanco para la salud en general.

1. Posee propiedades antioxidantes. Esto se debe a que tiene polifenoles en grandes concentraciones los cuales provocan un retraso del envejecimiento.

2. Funciona para tener una mejor salud cardiovascular, ya que las catequinas que existen en este tipo de té, son adecuadas para evitar las enfermedades del corazón, además reduce la tensión arterial y mantienen en buen control los niveles del colesterol.

3. Gracias a que proporciona un efecto equilibrado de los radicales libres, ayuda a que la piel se mantenga protegida de la exposición solar.

4. Si se consume con frecuencia puede evitar numerosas enfermedades infecciosas.

5. Mantiene en buen funcionamiento el sistema nervios.

6. Posee propiedades diuréticas, las cuales ayudan a que logres eliminar la grasa y los líquidos del organismo del cuerpo.

7. Gracias a su contenido de flúor, sirve para evitar que tengas problemas de caries en los dientes.

8. Tiene propiedades adelgazantes y depurativas.

El té blanco también posee propiedades que benefician la belleza, ya que los antioxidantes que este tiene son utilizados como un ingrediente natural en algunos productos, tales como la crema corporal, cremas alisantes, faciales, sombras de ojos, protectores solares, entre otros.

Además es una de las mejores bebidas, ya que no contiene colorantes ni conservantes, eso hace que su consumo sea beneficioso, también tiene poco contenido de cafeína, así que puedes considerarlo un buen sustituto del café.


*

sábado, 13 de mayo de 2017

Vivir con fibromialgia: "Sentía vidrios que se quebraban dentro mío"

Blanca Mesistrano, paciente de fibromialgia. Fotos Alfredo Martinez
Vivir con fibromialgia: "Sentía vidrios que se quebraban dentro mío"

Por los dolores y la híper sensibilidad, Blanca Mesistrano llegó a dejar de lado su vida habitual. Ya recuperada, armó una asociación de ayuda a pacientes.
Durante tres años, Blanca Mesistrano implementó una organización personal que no dejaba nada librado al azar. Si se acercaba un cumpleaños familiar, descansaba los dos días previos y dejaba libres los siguientes; había instalado la pava eléctrica al lado de la cama y tenía en la mesita de luz saquitos de té, café y sopas instantáneas; o antes de sentarse en un bar a tomar un café chequeaba si el nivel de ruidos era tolerable para sus oídos sensibilizados.

El motivo: un cuadro de fibromialgia -una condición de salud caracterizada por dolores crónicos, exacerbación de los sentidos, agotamiento, confusión, entre otras características; y que, al tener síntomas tan difusos, suele ser difícil de determinar.

Mirá también

¿Qué es la fibromialgia?

Los puntos desencadenantes para ella fueron un accidente de tránsito, camino a una reunión de trabajo, -que le generó dolores insoportables y ninguna lesión concreta-, y un estrés desmedido acumulado durante años.
“En los días siguientes al choque, no podía subir a un taxi. Sentía que se quebraban vidrios dentro mío. Llegué hasta no soportar el contacto con las sábanas”, cuenta a Entremujeres, recuperada desde hace algunos años.
“Los estudios que me hicieron en la ART daban que no tenía fracturas y que estaba en condiciones de trabajar. Pero yo estaba verdaderamente mal”, cuenta.
Decidió, entonces, hacer otra consulta. “Tuve muchísima suerte porque el primer médico al que fui a ver dio con mi diagnóstico. No suele ser así. Muchas personas están hasta dos años sin saber qué tienen y con malestares cada vez más intensos”, cuenta.

Desarrollo personal: 5 ejercicios prácticos para alcanzar la mejor versión de vos

Momento de inflexión
Antes de ese episodio, ocurrió cuando tenía 55 años, Blanca tenía una disposición sin límites hacia su trabajo, en el sector de ventas de una empresa importante. Iba tras las metas, siempre cambiantes, que le imponían, y el "no" estaba descartado de sus respuestas.
“Si tenía que ir a visitar un cliente un domingo, allá partía. Me quedaba en la oficina hasta que tuviera mis tareas resueltas y me olvidaba de almorzar con tal de cumplir con todo lo que tenía que hacer”, detalla.
Con los dolores exacerbados y un diagnóstico concreto, se dio vio obligada a repensar su rutina. “Mi valoración personal estaba puesta en los logros laborales y mi círculo social también estaba relacionado con la vida corporativa. Viajaba por convenciones, tenía eventos, y eso me gustaba”, agrega.
Tomó el tiempo de licencia que pudo -tres años en total, con la presión de sus empleadores para que renuncie-, hasta que negoció un retiro voluntario. “Con esa plata y la venta de mi auto, pude acomodarme hasta cumplir la edad de jubilación”, dice.
Tenía que ocuparse de su cuerpo y puso en eso los recursos que tenía al alcance. “La energía que ponía en trabajar, empecé a enfocarla en tratar los síntomas”, reconoce.
Además de tomar una medicación específica, “probaba las técnicas que me recomendaban mis médicos, participaba en foros internacionales de pacientes y buscaba otras opciones que pudieran hacerme bien. Iba atacando síntoma por síntoma".
Su agenda empezó a estar cubierta por horarios de terapia, aqua gym, taichi, prácticas de respiración, meditación o de ejercicios para agilizar la memoria.
También le dio un giro a su dieta. Suprimió las comidas industrializadas -que están considerados como uno de los desencadenantes de estos cuadros-, reforzó la cantidad de vegetales y comenzó a tomar suplementos antioxidantes.
El esfuerzo dio sus frutos. Los síntomas empezaron a ceder y sus nuevos hábitos, a delinear su nueva forma de vida. “Tomé a la fibromialgia como a una amiga y compañera y empecé a ver qué tenía que aprender de ella”, completa.

Mirá también

Respiración holotrópica: cómo puede sanarnos

Su siguiente paso fue armar la Asociación Fibroamérica, de apoyo a otras personas con esta enfermedad y también, con fatiga crónica y sensibilidad química múltiple -dos condiciones muy relacionadas con la fibromialgia.
El asesoramiento sobre los derechos laborales de quienes tienen esta enfermedad (en un 98 por ciento, mujeres) y al acceso a un certificado de discapacidad, los talleres de emprendedorismo -una alternativa posible para quienes tienen estos síntomas-, son algunas de las tareas principales. Uno de los orgullos en estos años: el caso de una señora que aprendió a leer y escribir, para participar en los foros y saber más sobre lo que le pasaba.
“Mi musa es una mujer que tiene un trabajo con exigencia física e hijos chicos y está atravesando por la fibromialgia. No es una persona concreta, es un prototipo que armé en mi cabeza y que me impulsa a seguir avanzando en mi tarea”.
Seguí leyendo
*

viernes, 12 de mayo de 2017

Pak choi, la col asiática que parece una acelga: cómo usarla en la cocina



Pak choi, la col asiática que parece una acelga: cómo usarla en la cocina

Ingrediente muy común en la cocina asiática, el pak choi empezó a llegarnos hace poco a través de tiendas orientales y especializadas. En los últimos años se está volviendo tan popular que ya podemos encontrar esta rica col en todo tipo de comercios, pues además cada vez se cultiva más en nuestro país. Pero como su curioso nombre todavía despierta algunas dudas, hoy vamos conocer un poco más sobre el pak choi y cómo usarlo en la cocina.

La primera confusión puede venir precisamente de su nombre, ya que se puede encontrar con diferentes apelativos: pak choi, bok choy, col china, paksoi o repollo chino son los más comunes. Parece una especie de acelga pero en realidad es una col, y aunque cuando es muy joven se puede tomar cruda, conviene cocinarla brevemente. Es una verdura muy versátil con un sabor delicioso que combina muy bien con todo tipo de ingredientes y aromas.
Pak choi, la col exótica que parece una acelga

El pak choi (Brassicca rapa chinensis) pertenece al grupo de las crucíferas, entre las que se encuentran verduras como el brócoli, la coliflor, el repollo, la lombarda o el nabo. Aunque a primera vista nos recuerda a las acelgas, en realidad son por tanto de familias diferentes, y tiene un sabor también muy peculiar y característico. A diferencia de otras coles chinas, en su desarrollo no forma cabezas sino que es una planta de hojas agrupadas de forma similar a la mostaza o el apio.

Podemos describir esta col como un cogollo abierto de tallo o tronco blanquecino y ancho, no muy largo, con hojas amplias y carnosas de tonos verdes más o menos oscuros. Crece en forma de planta que no alcanza más de 50 cm, dependiendo de la variedad. Es un cultivo tradicional de países asiáticos, sobre todo de China y Japón, pero en los últimos años también se está cultivando pak choi en Europa con buenos resultados.En España destaca la producción de Almería.

Para hacernos una idea de su sabor podemos probar las hojas en crudo, descubriendo unas notas amargas que nos recordarán a la endibia. Sin embargo, es mucho más rica cocinada, ya que se vuelve más suave y desarrolla matices dulces muy agradables, similar a la espinaca. Los tallos tardan más en cocerse pero la combinación de su puntito crujiente con las hojas tiernas es toda una delicia en el plato.
Cómo cocinar con pak choi en casa

Cuando nos llevemos el pak choi a casa podemos conservarlo en la nevera, sin lavar, durante unos tres días, mejor en una bolsa perforada o directamente sin embolsar. Antes de cocinar siempre conviene lavar bien todas las hojas y pencas y retirar las posibles partes dañadas, desechando únicamente la base más dura donde se unen los tallos.

Podemos cortar las hojas para separarlas de las pencas y cocinarlas por separado, troceándolas, picándolas o cortando todo en juliana o tiras anchas. Para apreciar mucho mejor el sabor del pak choi y no perder su rica textura hay que procurar dejarla siempre al dente, ya que no aguanta bien largas cocciones. Por eso, si buscamos suavizar los tallos, es mejor cocinarlos antes de añadir las hojas.

Esta col se puede cocinar casi como cualquier otra verdura pero es especialmente agradecida en salteados rápidos, al wok o cocida al vapor. Podemos añadirla a sopas y guisos siempre echando las hojas en el último momento, mejor si es ya fuera del fuego, como haríamos con unas espinacas. Una forma muy sencilla de preparar el pak choi es cociendo las hojas al vapor un máximo de 3 minutos y sirviéndolas con semillas de sésamo tostadas, un poco de salsa de soja y un aceite aromático. Las especias picantes también le van muy bien, así como otras semillas y frutos secos.

Si lo vamos a incorporar a otros platos, podemos blanquearlo en agua salada o caldo hirviendo durante 1 minuto, pasándolo rápidamente a un cuenco con hielo. Después es suficiente con saltearlo a fuego vivo uno o dos minutos más. También es excelente como relleno de rollitos, empanadillas y otras masas similares, acompaña muy bien platos de pasta o arroces y se puede cocinar a la plancha cortado en cuartos o mitades.

Como todas las coles, el pak choi es rico en agua fibra y vitaminas, tiene muy pocas calorías y es saciante, pero ligera y fácil de digerir. Si todavía no habéis tenido la oportunidad de probar esta col, os animamos a buscarla en vuestros establecimientos habituales para experimentar con ella en casa. A los amantes de la cocina asiática les encantará, pero también será todo un descubrimiento para cualquiera que disfrute con buenas verduras en la cocina. ¿Tenéis alguna receta de pak choi que queráis compartir?

Fotos | iStock.com


*

viernes, 16 de diciembre de 2016

¿Adelgazar y resaltar la Belleza? ¡Es Fácil!


¿ ADELGAZAR y resaltar la  BELLEZA ? 
¡ ES FÁCIL ! 
  
Francisco Nieto Vidal 

Dedico esta obra muy especialmente y con todo mi cariño
a mi querida esposa y a mi hijo
por haber creído en mí,  por haberme animado
y por su colaboración.
Sin embargo, no quiero olvidarme de mis amigos Jesús y Puri
a los que también tengo que agradecer y sin los cuales
esta información no podría haber salido a la luz pública.
A todos, gracias por apoyarme y por comprender
 mis intenciones de beneficiar a tantas personas
que necesitan esta clase de ayuda para obtener
una buena salud y un mejor bienestar físico. 
INTRODUCCIÓN 
            Dado que en estos tiempos modernos hay cada día más problemas de salud relacionados con la incorrecta alimentación y sus malos hábitos, y puesto que cada vez hay más enfermedades degenerativas que son efecto de la obesidad, creo necesario y es mi intención con esta obra, informar a la población de:
           
1º. Los peligros que esos malos hábitos conllevan.
2º. La manera de solucionar el problema por medio del estudio del mecanismo
     que el organismo utiliza para la asimilación de los nutrientes que tomamos.
3º. Qué alimentos debemos tomar según su naturaleza (benéfica o perjudicial)
     para obtener mejor salud y evitar el sobrepeso.
4º. La manera en que el ejercicio físico nos puede beneficiar en la salud y en la
     pérdida de peso.

El ser humano está prolongando la edad media de vida según elimina de su dieta los malos hábitos, los muy desequilibrados y perjudiciales alimentos, los platos que desde hace muchos años son famosos o exquisitos para el paladar pero que perjudican más que benefician, y según va descubriendo lo saludable que es el deporte. Por otro lado, hace poco que algunos han empezando a interesarse seriamente por la degeneración de las células de su organismo, es decir, se interesan por averiguar por qué muchos de los alimentos que ingerimos no alimentan sino que perjudican, no aportan la energía necesaria y no regeneran en la mayoría de los casos. Aun así la vida se prolonga cada vez más, pero eso no es suficiente y no significa que hayamos profundizado mucho sobre el mecanismo del cuerpo en cuanto a los alimentos y la regeneración celular pues, al fin y al cabo, lo que se debería conseguir es envejecer cada vez más lentamente.
Son muchos los millones de personas que sufren de obesidad y otras enfermedades relacionadas con la nutrición, y también son millones las que solo han encontrado respuesta con regímenes totalmente perjudiciales y desequilibrados en los nutrientes principales. Es más, desde hace ya unos años parece como si solo contaran las calorías, obteniendo como resultado dietas que les hace perder peso temporalmente para después volver a recuperarlo. No sé si es falta de información o es el egoísmo de algunos profesionales que tratan a las personas obesas por lo que no solucionan muchos problemas, lo que sí sé es que es necesario informar de cómo y por qué los alimentos se convierten en grasa y cuál es la manera científica y práctica de combatir la obesidad. Pero lo peor de todo es que lo que se combate es la obesidad como causa y no como efecto, una obesidad que limita al ser humano cada vez más porque afecta a muchos de los órganos del cuerpo, y sin embargo, no informan sobre cuál debería ser la alimentación más saludable y rejuvenecedora.
Comiendo menos y con menos calorías o con comida basura lo único que se consigue es adelgazar, demacrarse y envejecer antes. La persona mal nutrida no tiene porqué ser delgada, es más, la mayoría de los obesos están mal nutridos porque suelen comer muchos alimentos sin apenas nutrientes y con demasiados carbohidratos inútiles y grasas perjudiciales. En realidad es la incorrecta nutrición del organismo la que crea la obesidad que, a su vez, genera toda una serie de enfermedades degenerativas que afectan seriamente a la salud y al cerebro ¿No es la anorexia una enfermedad del cerebro muy posiblemente ocasionada por una incorrecta nutrición? ¿Por qué una persona delgada puede verse gorda y una obesa verse normal o delgada? ¿No es una distorsión del cerebro? Y si la mala nutrición afecta a las células, hormonas, neuronas, etc. ¿No puede ser la malnutrición la causante de esa distorsión? Cuando veamos más adelante lo que son las calorías vacías, los hidratos de carbono simples y complejos, las grasas saturadas e insaturadas y otros aspectos de la alimentación, comprenderemos la cantidad de comida basura que ingerimos y que nos lleva a perder músculo y a hacer que descienda el metabolismo, lo que, junto a las “dietas milagro” hace que nos estanquemos y que recuperemos el peso perdido o incluso más. Por tanto, no es comiendo menos, ni comiendo esas calorías vacías y perjudiciales como se adelgaza, sino conociendo cuáles son los nutrientes necesarios y en qué cantidad debemos comerlos a la vez que hacemos algo de ejercicio.
Cuando hablamos de enfermedades degenerativas nos estamos refiriendo, por ejemplo, al envejecimiento prematuro; a las enfermedades respiratorias; al sistema digestivo; al riñón; a la diabetes; a la vejiga; a las enfermedades cardiovasculares, dentales, musculares e intelectuales; a la osteoporosis; a la vista, etc. Estas afecciones pueden ser efecto de una alimentación desequilibrada durante años, es decir, el efecto de comer mucha bollería, mucho azúcar, muchas grasas saturadas, muchos carbohidratos simples, muchas bebidas azucaradas, muchos fritos y otros alimentos que, al comer demasiados, se convierten en grasas y además no alimentan. ¿Qué hacen la mayoría de los gobiernos al respecto? Poco o nada, es decir, aconsejar y  a veces informar lo que, por otro lado, no es suficiente. Este es uno de los motivos que me ha llevado a escribir este libro, yo no soy doctor pero en un momento dado y a raíz de ponerme a meditar sobre la obesidad de algunas personas cercanas a mí, decidí interesarme por este problema y por la manera de ayudar a las personas obesas o mal nutridas. En realidad lo que busco es la manera de informar de lo que debería ser una alimentación equilibrada y sana para que la sociedad vaya mentalizándose de que la malnutrición es un acelerador de la muerte y de que se pueden cambiar los malos hábitos para obtener una buena salud y prolongación de la vida.
Después de leer estas explicaciones lo lógico es que surja la siguiente pregunta ¿Y cómo debemos nutrirnos para no engordar y tener mejor salud? Desde luego que con la regla famosa de “comiendo menos” NO. Parecerá increíble pero los estudios realizados indican que se adelgaza comiendo (bien) y haciendo ejercicio. Nutriéndose correctamente y haciendo ejercicio elevamos el metabolismo y por tanto quemamos más calorías, es decir, ingerimos las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas, vitaminas y minerales y con eso aumentamos el tono muscular, fortalecemos los órganos, regeneramos las células, etc., lo que significa que todos los sistemas del cuerpo funcionarán correctamente. Pero con lo dicho no es suficiente y para comprenderlo bien lo analizaremos más adelante porque, claro, habrá que hablar del ejercicio físico para ver  de qué manera adelgaza más y habrá que ver qué cantidades de nutrientes se necesitan comer para que estemos alimentados y que no se acumulen en forma de grasas. Lo que hay que tener muy claro es que la guerra contra el sobrepeso es realmente la guerra contra la grasa que es la que se va acumulando durante años haciendo que disminuya el tono muscular.
Hay personas que se pasan media vida haciendo dietas para adelgazar  con el resultado de que lo consiguen temporalmente y luego vuelven a su peso anterior. La mayoría de las dietas (y más las llamadas dietas milagro) están hechas para adelgazar sin pensar que se deberían de hacer para nutrir o satisfacer todas las necesidades del organismo. Lo que hacen es lo contrario porque si pensaran en estudiar las necesidades nutricionales de la persona que va a la consulta, no eliminarían nutrientes ni se guiarían solamente por la ingesta de calorías sino que dirían la cantidad de nutrientes y de qué clase para que estén nutridos y no se sobrealimenten (o lo contrario según el caso) para que esos alimentos sobrantes no se conviertan en grasas. Si esos profesionales lo hicieran así conseguirían aportar salud, pérdida de peso por sí mismo al no comer lo que no se debe, y una gradual prolongación de la vida. Lo cierto es que hay personas que desde su niñez llevan comiendo grandes cantidades de azúcar, de bollería y, en definitiva, de calorías que engordan pero no alimentan, cuando lo que se necesita es comer de manera controlada haciendo cinco o seis comidas diarias y que esas comidas sean auténticos nutrientes. Cuando esas personas hacen una dieta de esas que prometen peder dos o tres kilos a la semana no se dan cuenta de que no se están nutriendo, por no decir que no comen lo suficiente, o que lo que  pueden comer sin límite les engordará. Esas dietas son desequilibradas y desproporcionadas y lo único que consiguen es que la persona se canse, se aburra y no aguante más sus limitaciones que de nada sirven porque terminan recuperando peso.
Pero adelgazar saludablemente tampoco es darse una paliza a diario en el gimnasio, como en la nutrición, también es conveniente saber qué, cómo y cuánto ejercicio se debe hacer. El aeróbic está bien porque quema calorías, pero también agota (para después comer) y no fortalece los músculos. Los ejercicios anaeróbicos fortalecen los músculos y queman calorías pero también hay que saber cuáles y cómo hay que hacerlos. Pero tanto unos como otros nos pueden beneficiar o no dependiendo de si estamos bien nutridos o lo contrario. Por consiguiente, una buena nutrición y un correcto ejercicio físico nos fortalecerá, elevará el tono muscular y el metabolismo, y por tanto, quemaremos más calorías y adelgazaremos. También quiero dejar claro que las personas que piensan que hacer ejercicio y sudar adelgaza están equivocados porque así lo único que se pierde son líquidos y minerales pero no grasa, que es lo que interesa. La grasa se pierde elevando el metabolismo (donde también entra el ejercicio) y para elevar el metabolismo hay que fortalecer los músculos y nutrirse bien, sobre todo con proteínas. De esta forma regeneramos las células, fortalecemos el organismo, mejoramos la actividad cerebral y del sistema nervioso, nos sentimos enérgicos y no nos agotamos tanto y reforzamos el sistema inmunológico.
Podemos definir la obesidad como el aumento del tejido adiposo que se manifiesta como un aumento de peso, como tal, se puede considerar una enfermedad crónica, ya que está relacionada con el aumento de mortalidad a través de las múltiples enfermedades que se pueden derivar de ella y con el trastorno metabólico. Entre las causas que producen la obesidad está, principalmente, el desequilibrio energético (la ingesta de más calorías de las que se gastan) pero también se está investigando la posibilidad de otras causas relacionadas con la genética. También pueden ser causa de la obesidad, la actividad física, las alteraciones metabólicas y endocrinas y algunos factores sociales y económicos. Para saber si una persona es obesa hay que medir el índice de masa corporal (IMC) del que ya hablaremos más adelante, y para tratarla hay que cambiar los hábitos alimenticios, hacer ejercicio físico, hacer una dieta hipocalórica para consumir las reservas de glucógeno y grasas para perder entre 500 y 1500 gr por semana. Para conseguir esto no solo hay que hacer un programa personalizado, sino que hay que comenzar por tener confianza en uno mismo y en tener paciencia y persistencia. Las dietas que hacen perder mucho peso al principio, lo que más hacen perder es líquido, con el inconveniente de que cuando se ha alcanzado el peso ideal (si se alcanza) pronto se vuelve a recuperar lo perdido. Por eso es preferible perder peso lentamente mientras se gana músculo y no se recupera peso, que perder mucho en poco tiempo y recuperarlo después sabiendo, además, que estas dietas exigen mucho sacrificio y hacen pasar mucho hambre. Es más, con las dietas muy bajas en calorías desciende tanto el metabolismo que aunque sea una dieta de 900 calorías no pierden peso después de los primeros kilos fáciles. Por otro lado, estas dietas tan bajas en calorías llegan a consumir en gran parte los músculos al no encontrar otra manera más fácil de consumir energía. Por consiguiente, lo mejor que podemos hacer es huir de ellas y de otras que solo tienen en cuenta los carbohidratos o las grasas porque, de una forma u otra, todas desequilibran el organismo. No es necesario hablar de las pastillas o complementos enlatados y demás que suplantan las comidas, cuando se deja la dieta el cuerpo se abastece rápidamente de hidratos de carbono y de grasa como precaución por si le fuerzan otra vez a pasar hambre, o sea, se engorda. Así es que lo ideal es alimentar al cuerpo sana y equilibradamente para mantenerle activo y para que, junto al ejercicio físico, su metabolismo se encargue de lo demás, es decir, de que no engorde.
Comer seis veces al día es mantener el metabolismo elevado, es tener el estómago siempre satisfecho, es tener siempre aminoácidos en la sangre para regenerar tejidos, y es fortalecer todo el organismo entre otras muchas cosas, pero claro, siempre que esos alimentos sean nutrientes y no calorías vacías y grasas que se acumulan y engordan. Lo que es contraproducente es hacer tres comidas abundantes al día, así se sobrecarga el sistema digestivo y el exceso de calorías se transformará en grasa, o lo que es lo mismo, no habrá una adecuada absorción de los nutrientes, el nivel de azúcar en la sangre se excederá y el estómago aumentará de volumen. Por consiguiente, lo más indicado es tener un horario de comidas, repartiendo la cantidad total de proteínas, carbohidratos y grasas que se deben tomar al día, y consumirlas en seis tomas, de esta forma habrá una mejor digestión y asimilación de nutrientes y no habrá sensación de hambre. Excepto el agua, podríamos decir que todos los alimentos producen energía a través de complejas reacciones metabólicas, por  tanto y dependiendo de la cantidad, pueden engordar o no  o unos engordar mucho y otros poco, pero lo que no se debe hacer es una simple clasificación de los que engordan y los que no sin tener en cuenta qué clase de nutrientes son, qué cantidad debemos ingerir y cuántas calorías tienen cada uno de ellos. Como se trata de eso, en esta obra dejaré claro cuáles son los  nutrientes de los alimentos pero también les clasificaremos según beneficien en mayor o menor grado sus componentes, es decir, habrá que aprender qué grasa es buena y cual no, que carbohidratos son buenos y cuáles no, y lo mismo respecto a las proteínas. Con este dato y sabiendo la cantidad que debemos comer según la naturaleza, constitución y ejercicio que  hagamos, podremos adelgazar y estar sanos y en nuestra línea.
Para llevar una alimentación sana y equilibrada hay que cambiar muchos malos hábitos alimenticios, tener un conocimiento del valor nutricional de los alimentos para saber hacer una correcta elección, y saber cocinarlos para no desperdiciar en lo posible sus propiedades. Aunque lo analizaremos profundamente en otro capítulo haré una pequeña mención de los nutrientes esenciales para que el lector vaya memorizando sus propiedades, estos son: Proteínas: Se pueden considerar como el mecanismo o máquina que hace funcionar el cuerpo físico (principalmente a través de los músculos) puesto que de ellas se forman las partes sólidas. Los carbohidratos: Son la energía, el combustible que necesita la máquina pero que cuando se consumen más de lo debido se acumulan en forma de grasa; esta energía es necesaria para que trabaje el organismo, los músculos, y el cerebro pero hay que saber elegir entre los buenos o malos, entre los que benefician o perjudican. Las grasas: Aunque también son necesarias en pequeñas cantidades diarias, se pueden considerar las reservas de esa máquina pero, como en los carbohidratos, también es necesario hacer una selección entre las que benefician y las que perjudican. Como podemos ver, con estos conocimientos podemos hacer un estudio de nuestras necesidades nutricionales y, junto a una tabla de ejercicios que expondré en otro capítulo, hacer nuestra propia dieta que hará que tengamos a nuestro cuerpo, o mejor dicho a nuestro metabolismo, a nuestra entera disposición.
Después de lo escrito hasta ahora, lo más fácil es que el lector se pregunte ¿qué es lo que debo hacer para adelgazar? la respuesta inmediata es “comer equilibradamente y acelerar el metabolismo con ejercicio físico”. Las personas que tienen un metabolismo basal lento acumulan el exceso de comida o de calorías en forma de grasa y los que le tienen más activo o elevado, lo transforman en energía y músculo. Comer poco, desequilibradamente o con un número muy inferior de calorías a lo que le corresponde a una persona, es perjudicial para la salud. Está demostrado que, ser obeso no significa que esa persona coma más que  los demás, pero sí que su metabolismo está muy bajo y, por tanto, lo poco que come sin control nutricional le engorda, es decir, aún haciendo una dieta de 1000 calorías continuará engordando.
El metabolismo es el mecanismo que utiliza el cuerpo para adaptarse a la cantidad de alimento que introducimos pero que, a su vez, se puede ver alterado por medio del ejercicio físico. Es el metabolismo (junto a la exagerada ingesta de calorías y a la vida sedentaria) quien en realidad hace engordar. Cuando éste está bajo, y más aun si se hace una dieta hipocalórica, no hay equilibrio energético ni suficiente energía dentro de las células, entonces el cuerpo, en su afán de sobrevivir, almacena toda la energía que puede ocurriendo, por lo general, que cuando se acaba la dieta y se vuelve a comer como habitualmente se hacía, se vuelve a recuperar el peso rápidamente. De aquí mi opinión de que es necesario hacer seis comidas comenzando por un buen aporte de proteínas en el desayuno y, siempre que se pueda, hacer ejercicio físico. Si no hacemos esto al comenzar nuestro trabajo diario, será el metabolismo el que se encargue de tomar las proteínas que necesite de los propios músculos, lo que, si a su vez estamos adelgazando por desnutrición, hará que se manifieste la flacidez. Así es que, podemos decir también que lo que hace una dieta falta de proteínas desde el propio desayuno es inducir al organismo a ahorrar energía y, como he dicho, a engordar cuando acabe el régimen. Por consiguiente, si ingerimos las proteínas adecuadas en cantidad y calidad en cada comida, estaremos elevando el metabolismo, el cuerpo no sentirá la necesidad de ahorrar energía, la energía será utilizada correctamente por los músculos y el cerebro, no habrá degeneración de neuronas ni de tejidos, y tampoco habrá ansiedad por comer más.
Con las dietas muy bajas en calorías se pierde peso (más que nada líquidos y músculo) rápidamente, lo normal es que se ingieran entre 500 y 800 calorías menos que las que le corresponden a una persona según lo que desee perder, su estatura, su peso y si hace ejercicio o no, pero no más. Precisamente, después de los primeros kilos, cuesta más perder peso porque esa dieta hipocalórica ha hecho descender el metabolismo, así es que cuando más dure la misma habrá más insuficiencia energética y más bajará el metabolismo que, a su vez, impedirá el adelgazamiento pero consumirá músculo; no es necesario que repita por qué después del “estancamiento” viene el engorde. Si nos alimentamos como especificaremos a lo largo del libro y hacemos unas horas a la semana de ejercicio físico, el metabolismo así acelerado, se encargará de que haya más energía en las células y de que no se produzca dicho almacenamiento en forma de grasa. Resultado: ¡Adelgazar saludablemente y dar forma a las líneas de nuestro cuerpo!
Si se quiere perder peso no hay que dejar de comer sino que hay que gastar más calorías de las que, según la naturaleza de la persona, le corresponde. Es cierto que si se come menos se adelgaza como también lo es que un coche puede andar con menos aceite en el motor del que le corresponde, pero cuando  ese poco aceite se vaya consumiendo vendrá el colapso. Si adelgazar fuera tan fácil como no comer no habría personas obesas en el mundo, el problema está en que  las típicas dietas que se basan en esa idea hacen que, por lo general, la persona se estanque en su pérdida de peso y poco después recupere sus kilos perdidos o incluso más. Entonces surgen las preguntas ¿y para esto me he sacrificado yo? ¿y para esto he sufrido por no poder comer lo que otros y he estado de mal humor?
Cada uno de nosotros somos un mundo diferente en sentido físico, emocional y mental, lo que cada vez se demuestra más a través de la genética y, como prueba razonable de ello, diremos que una misma dieta no siempre tiene los mismos efectos en todas las personas. Por consiguiente, la norma general de las dietas basadas simplemente en el control de las calorías no debe ser tampoco exactamente fiable. Cuanto más se investigue lo que ocurre con los alimentos desde que entran en el cuerpo más cerca estaremos de la mejor dieta regeneradora, saludable y longeva. Por tanto, el control de las calorías que ingerimos es importante pero no suficiente, eso es como decir que para vivir es suficiente con comer y beber, ¡Sí! Pero ¿en qué estado de salud y con qué cuerpo? Para perder el peso que nos sobra y después mantener ese peso y llevar una vida saludable solo es necesario saber cómo funciona nuestro organismo, cómo alimentarle para que no haya sobrepeso ni desnutrición y cómo evitar que acumule grasa. Eso solo se consigue haciendo una dieta personalizada y haciendo un poco de ejercicio, eso es lo que intentaré dejar claro en este libro a través de la información y de la clave del aprendizaje en la vida, es decir, “la repetición”
La diferencia entre hacer cualquier dieta que en un principio nos haga perder mucho peso en poco tiempo, y hacer otra con la que estaremos sanos a la vez que perdemos peso y potenciamos nuestro organismo para quemar grasa, es mucha. Con esta última no conseguiremos resultados rápidos pero tampoco serán temporales si la hacemos correctamente. No se trata de hacer una dieta y nada más dejando el futuro como una incógnita, de lo que se trata es de que la persona cambie sus hábitos y tenga el suficiente conocimiento como para saber nutrirse a la vez que no gana peso y mantiene sus músculos y su metabolismo activos. No se trata de llevar una dieta que agobie, que limite, que debilite el organismo y que nos cause estrés, sino de llevar una dieta con la cual, una vez acostumbrados, no nos cause preocupaciones por si volvemos a acumular grasa. Se trata de que nuestra mente y nuestra voluntad controle nuestro organismo y nuestro cuerpo a través de estos conocimientos. Es muy difícil que una modelo, una deportista o una simple mujer con un buen tipo libre de grasa lleve una vida sedentaria o se siente todos los días varias horas en el sofá a ver la televisión teniendo algún alimento entre sus manos. “Quien algo quiere algo le cuesta” y, antes de llegar a la frustración, a la desesperación o al abandono, es preferible esforzarse para crear ese nuevo hábito de vida y de alimentación sabiendo que será para siempre por sus buenos resultados. No todas las dietas sirven para todas las personas, por eso lo mejor es hacerse la propia dieta según sea nuestra naturaleza, hábitos actuales e ideales futuros. Para adelgazar hay que llevar a la práctica unos conocimientos básicos pero para adelgazar más hay que hacer un estudio de nuestras necesidades tanto en la alimentación como en el ejercicio físico. Así es que, comencemos por saber cuantos kilos debemos perder y qué objetivos nos fijamos respecto a la línea a nuestro cuerpo y respecto a cómo olvidarnos de nuestros malos hábitos; lo demás lo encontraremos en este libro ¿estás psicológicamente dispuesta? ¿está tu voluntad en este momento preparada para ello? ¿sí? pues ¡adelante! Se puede conseguir con un poquito de interés y de voluntad pero lo mejor de todo es que los buenos resultados que se pueden obtener PUEDEN SER PARA TODA LA VIDA.
Además de esto solo es necesario tener paciencia y persistencia, la pérdida de grasa y el aumento de músculo está asegurado pero todo dependerá de lo que el interesado o interesada ponga de su parte. Olvidarse de las dietas milagro y no tener prisa por adelgazar es la clave, si la acumulación de 10 kilos de grasa se ha efectuado en seis años no podemos pensar que lo eliminaremos en un mes, eso nos llevaría a  la desnutrición y al efecto yo-yo; la nutrición es una ciencia y como tal debemos tratar la pérdida de peso para obtener salud y belleza corporal. En este libro expondré las estrategias y el conocimiento necesario para adelgazar sin ningún peligro de desnutrición, sin pasar hambre y sin esas reglas tan estrictas que hay en el mercado de los regímenes, pero también debe tener en cuenta el lector que una dieta debe ser una motivación constante para obtener salud y belleza y que la fuerza de voluntad y la autosugestión deben estar siempre presente para luchar contra la grasa. Estos son algunos de los conocimientos que se pueden obtener de este libro para luego llevarlos a la práctica:

* Conocimiento de los alimentos que son verdaderamente nutrientes y que menos
   engordan.
* Qué cantidad debemos comer de cada uno para mantenernos sanos y fuertes.
* Cuantas calorías, proteínas, grasas y carbohidratos tienen los alimentos más comunes  
   para poder controlarlos.
* Medios para saber cuántas calorías necesitamos comer para estar en nuestro peso o
   para adelgazar.
* Cuántos kilos necesitamos perder y cómo hacerlo saludablemente.
* Qué clase de ejercicio debemos hacer para ayudarnos a perder grasa y para elevar el
   metabolismo.
* Cómo evitar el estancamiento y la recuperación de peso.
* Cómo acelerar el metabolismo para poder quemar más calorías y perder más grasa.
* Cómo hacerse la propia dieta para perder peso y para mantenerse.
* Cómo conseguir todo esto sin pasar hambre y sin matarse haciendo ejercicio físico.
* Cómo combinar y repartir los nutrientes en las diferentes comidas según las
   necesidades.
* Saber que proteínas, grasas e hidratos de carbono debemos consumir para mantener
   nuestro peso ideal.
* Qué diferencia hay y qué beneficio aportan los ejercicios aeróbicos y los anaeróbicos.
* Qué ejercicios son aconsejables y cuánto tiempo es conveniente practicarlos.

            Sin embargo, conseguir todo dependerá de tu fuerza de voluntad, de tu paciencia, de tu persistencia y de la fe que tengas en ti misma/o. Este libro enseña a disfrutar de una nueva forma de alimentarse cuyos resultados aportan buena salud y una figura ideal, pero para conseguirlo hay que interpretarlo como una forma de vida y de alimentación y no como una dieta temporal ¡No caigas en ese error! Quien persiste una y otra vez al final vence, pero quien sabe utilizar su voluntad para razonar ante las tentaciones de los deseos, también es fuerte y consigue lo que desea. No te dejes dominar por las tentaciones de los placeres del paladar ni por la gula, ¡Razona y vencerás! 

del libro: ¿ ADELGAZAR y resaltar la BELLEZA ? ¡ ES FÁCIL !
Francisco Nieto Vidal


PUEDEN SEGUIR LEYENDO EN LOS SIGUIENTES ENLACES
*